Bernardita Troncoso

“Cuando un niño se recupera es algo muy gratificante”

 

Dos meses en Alemania, donde viajó para realizar su internado en la especialidad de cirugía pediátrica, no hicieron más que convencer a Bernardita Troncoso de que quería regresar a nuestro país con el fin de ayudar a la recuperación de niños.

 

La posibilidad de reprobar el ramo de histología, hizo pensar a Bernardita Troncoso dejar “hasta ahí” sus estudios de medicina, “quería mandar todo a la punta del cerro porque no estaba dispuesta a atrasarme un año”. Pero al parecer en su destino estaba escrito que debía ser doctora y luego de aprobar el ramo que la atormentaba, sorteó con éxito las demás asignaturas “comenzaron los ramos prácticos y la carrera se puso bastante más entretenida”.

 

Bernardita, a estas alturas estaba feliz con la idea de ser médico, más aún cuando debió elegir su especialidad la quería desarrollar en el área del cirugía infantil.“Aunque en algún momento pensé en gineco-obstetra, luego me decidí que quería trabajar con niños”. En este contexto y convencida de lo que quería para su vida profesional, la estudiante tuvo la posibilidad de viajar a Alemania a realizar su internado en cirugía infantil. “Fue una tremenda experiencia, porque se trata de un país que tiene una gran tecnología para realizar cualquier tipo de procedimiento”.

 

De vuelta en Chile, la joven egresó de la carrera y de inmediato se puso a trabajar en el l Hospital Exequiel González Cortés, donde asegura estar feliz ejerciendo su profesión, pues Bernardita siente una especial afinidad con los niños “es maravilloso tener en tus manos la posibilidad de sanar a un niño, y más aún, verlo recuperado es algo muy gratificante”.

 

El día a día en el Hospital es duro, la falta de recursos y a veces la necesidad de suspender a un paciente porque no hay pabellón, son temas que le son indiferentes a Bernardita, sin embargo, lo que más le afecta a esta profesional es “cuando el pronóstico de un paciente no es bueno”.

 

Bernardita sabe que su profesión tiene de dulce y agraz, pero esto combinación hace que se sienta atraída y con ganas de perfeccionarse, “en un futuro cercano quiero irme a estudiar España con el fin de sacar la subespecialidad de urología pediátrica”.