Inicio » Alumni Opina » Social y Educación VA » El miedo a innovar: el caso del turismo en Chile

El miedo a innovar: el caso del turismo en Chile

 

Como periodista he dedicado desde el 2011 a la fecha mucho tiempo al trabajo informativo en el sector turismo, empujando las oportunidades que generó para el país la creación de una Subsecretaría de Turismo y denunciando con la mis­ma fuerza los problemas de un sector tan relevante para el futuro económico de Chile.

 

Al conocer a sus principales actores, me di cuenta del miedo que tienen por hacerse cargo de dos temas prioritarios para construir un turismo robusto y alineado con la tendencia mundial:

 
1) apoyar con decisión a los emprendedores con sus innovadoras ideas pensadas en turistas cada vez más tecnologizados, y

2) lograr un equilibrio entre la difusión de noti­cias positivas para atraer turistas con aquellas que muestran las problemáti­cas de la industria y sus actores.

Sólo promueven las primeras.

 
En materia de innovación, los cambios generados por aplicaciones como Uber o AirBNB eran cinco años atrás publicadas en mi blog personal y en el de varios especialistas nacionales, sin embargo, nada de ello era parte del contenido que se hablaba en los grandes congresos, ferias o eventos gremiales y gubernamentales. Un choque frontal entre ideas disruptivas con profesio­nales tradicionales que aún no se animan a correr
los riesgos de innovar.

 
Hace cinco años conocí emprendimientos como La Ruta de Los Jaivas, Sinbad.cl y Outdoorstv el que apenas lograban visibilidad y recursos gracias al esfuerzo supremo de sus fundadores, pero que no recibieron todo el apoyo que merecen las nuevas ideas en un país que se la quiere jugar por el desarrollo del turismo.

 
En el ámbito de la información, el panorama era y sigue siendo desolador: por ejemplo, Valparaíso, un Patrimonio de la Humanidad que siempre asoma en la imagen que Chile le entrega al mundo, sigue sin la protección necesaria para evitar sus incendios y el aumento de la delincuencia. Algo más actual: se difundió ampliamente el aumento de un 26% de turistas que ingresaron a Chile el año 2016 respecto del año anterior, pero muy poco se dijo de que gran parte de ese aumento proviene de Argentina (aumentó un 49% en el mismo periodo) y que muchos llegaron por el día, dejando sus divisas en grandes tiendas en des­medro del sector pyme.

 
Son los especialistas en sustentabilidad, negocios, patrimonio y otras aristas quienes se involucran en el desarrollo del turismo, los llamados a realizar análisis más acabados del verdadero impacto de este “auge del turismo” en Chile, pero en lo que respecta a innovación e información, me animo con bases sólidas y explícitas en mis diversos post en redes sociales, a asegurar que nuestras autoridades están actuan­do con miedo al riesgo. Esto nos puede costar el liderazgo que debe alcanzar un país repleto de oportunidades para ser una potencia mundial en materia turística.

 

 

Lo positivo también existe y hay que rescatarlo y resaltarlo. Tres ejemplos: el inmenso trabajo desarrollado por el arriesgado Juan Luis Crespo en materia de turismo sustentable con su empresa Smartrip Chile; el recambio gremial que lidera Joel Martínez desde ChileSerTur; y la titánica batalla de la Asociación de Periodistas de Turismo, ApturChile.cl, por lograr recursos económicos que nos permitan aportar en la construcción de una industria más innovadora e informada.

 

 

 

 

 Leo Meyer
@leomeyer
www.leomeyer.cl
Periodista, fundador de DiarioPyme.com
Creador de la comunidad InnovaRock.cl