Elianet Fonseca

“Siento que le debo mucho a Chile y que debo devolverle la mano”

 

El frío fue lo que más impactó a esta cubana cuando en agosto de 2005 se vino de su país a continuar sus estudios de medicina en Chile. De ese episodio han pasado cinco años, y aunque está algo más acostumbrada a las bajas temperatura, la doctora asegura quiere quedarse en nuestro país y dedicarse a la nutrición, especialidad que conoció afondo gracias al trabajo que desde febrero de este realiza en el Centro Integral de Salud Dra. Yaisy Picrin.

 

El 2004, la cubana Elianet Fonseca vino a Chile con el propósito de pasar las vacaciones junto a su padre. Al año siguiente la joven dejó su querida Cuba y volvió a nuestro país, en esta ocasión para continuar sus estudios de medicina. “Yo estaba en 3º año de Medina en Cuba y pensé que sería una buena oportunidad hacerlo en Chile, cerca de mi padre”.

 

Elianet llegó en agosto de 2005 y lo primero que sintió diferente a su país fue el clima, “en Cuba estábamos en pleno verano y yo llegué a Chile en el mes más frío del invierno”. De inmediato comenzó las clases en la Universidad Andrés Bello donde asegura que a diferencia del clima, “la gente fue my cálida sobretodo mis compañeros y profesores quienes me acogieron muy bien”.

 

En el 2009 y cuando terminó sus estudios, la cubana junto a un grupo de compañeros viajaron a Estados Unidos para realizar una pasantía en la Universidad de Chicago

 

Pero a pesar de este viaje y su acercamiento al mundo de la Medicina, Elianet a su regreso no estaba segura de qué especialidad seguir “no lo tenía claro, me gustaba dermatología y nutrición, ni tampoco sabía con certeza si quería volver a Cuba”.

 

Ante la incertidumbre quiso conversar con una doctora amiga, quien le aconsejó se tomara las cosas con calmas y se quedara en Chile. La doctora, además le ofreció trabajar con ella, “de modo de ganar experiencia”, en el Centro de Salud Integral de la Dra. Yaisi Picrim. Elianet, aceptó la oferta y desde febrero trabaja en ese lugar atendiendo a pacientes con problemas de obesidad.

 

Y aunque es poco el tiempo que lleva el mundo de la nutrición, la profesional asegura estar muy feliz “es maravilloso poder ayudar a las personas a sentirse mejor, porque el tratamiento de la obesidad no es sólo una cuestión estética, sino que muchos pacientes tienen asociados otras enfermedades producto del sobrepeso y cuando son capaces de dejar atrás los kilos demás, también se mejoran de la diabetes, la hipertensión, y otras patologías todas consecuencias de los malos hábitos alimenticios”.

 

Elianet cuenta que a través de su trabajo en el Centro, ha podido darse cuenta de que le gusta mucho la nutrición y por lo mismo es que en la actualidad realiza un diplomado en el INTA acerca de alimentos funcionales y nutraceuticos. Además la doctora, afirma que por ahora piensa quedarse en nuestro país “siento que le debo mucho a Chile y que debo devolverle la mano a través de mi trabajo”.