Inicio » Alumni Opina » Economía y Negocios VA » Emprendimiento Social y Empresas B

Emprendimiento Social y Empresas B

Georgy Llorens es Alumni de Ingeniería Comercial UNAB, y Director de Intelexium, empresa dedicada a la Estrategia Competitiva. Además es PhD in Business Administration de CASS Europe de Luxemburgo, y Magister en Dirección Comercial y Marketing de la Universidad Adolfo Ibáñez.
En esta columna de opinión nos comenta sobre la actualidad de los emprendimientos sociales y las empresas B. Revisa a continuación el texto:

 

 

 

El descontento social con los sistemas económicos puros (el capitalismo, socialismo o comunismo), y su incapacidad para resolver los problemas sociales, ha permitido que surjan muchos otros movimientos que, a través del emprendimiento, pretenden cambiar el mundo.

 

Por otro lado, también está pasando que las organizaciones que se han centrado en maximizar la utilidad de los accionistas (influenciados por Milton Friedman y adoptado por muchos empresarios y ejecutivos que se formaron en EE.UU.), están reformulando su enfoque.

 

No podemos esperar que la sociedad resuelva los problemas sociales a través del crecimiento económico. En el 2016, el PIB de Chile creció un 1,6% respecto al año anterior y según el FMI estima que el PIB per Cápita para Chile será de US$ 23.969 y para las economías de la OCDE será de US$ 43.213 para el 2016. Si Chile mantiene esta tasa de crecimiento, necesitaríamos más de 50 años para alcanzar el nivel que tienen hoy las economías de la OCDE. Requerimos que la sociedad resuelva los problemas sociales hoy y para ello se deben redirigir los esfuerzos hacia los sectores más vulnerables.

 

Históricamente, el agente responsable del bienestar de la sociedad ha sido el Estado. Debido a que éste no ha sido capaz de resolver todos los problemas sociales,han surgido las organizaciones y fundaciones sin fines de lucro, cuyo objetivo era paliar las falencias o limitaciones del Estado. El problema de estas organizaciones es que su escalabilidad estaba limitada por su capacidad de conseguir recursos financieros. Año a año se enfrentaban con la incertidumbre de si podrían mantener sus programas sociales, su problema es que su modelo de negocios se basa en las donaciones, lo que las hace poco sostenibles. Este modelo además tiene el problema que las organizaciones donantes no siempre están comprometidas con la causa, y lo usan más bien como un instrumento de marketing y/o reputación corporativa.
Es en este escenario donde personas,con mucha energía y ganas deencontrar soluciones, comenzaron a emprender socialmente para abordar estas problemáticas.

 

 

El Emprendimiento Social y las Empresas B

 

Desde el surgimiento del movimiento B Corporations en el 2006 en EE.UU., se han sumado una gran cantidad de empresas que buscan generar un impacto positivo al entorno. Hoy son más de 2.090 empresas en el mundo, pero resultan insuficientes para cambiar el planeta. La visión de estos grupos es conseguir la escalabilidad a través de los negocios. Es por ello que el movimiento ha impulsado activamente la incorporación de empresas que quieran generar un beneficio compartido y que quieren ser reconocidas por ello B Corporation impulsa a través de B Lab, una certificación que garantiza que la empresa cumple con estándares en materias sociales, medioambientales, con sus trabajadores, ycon sus proveedores y cuenta con una adecuada gobernanza corporativa. Lo relevante es que el sello B le dice al cliente que esa empresa es diferente al resto, ya que es una empresa que se preocupa por generar un valor al entorno, y ya no solo para sus accionistas, y gracias a esto muchas personas están dispuestas a preferir productos que provengan de este tipo de organizaciones.

 

Hoy el movimiento B en Chile está penetrando fuerte, ha logrado articular una red de emprendedores, empresas, universidades y personas que buscan crear un Chile mejor. También han sumado a varias personas claves del mundo empresarial partidarias del movimiento, en especial a empresarios de larga trayectoria que creen que el mundo empresarial debe cambiar, por lo que ellos están dispuestos a impulsar este cambioentre sus pares más arraigados al modelo tradicional.

 

Si bien, el movimiento B ha ganado terreno, aún queda mucho para que realmente logre cambiar el mundo. Según la Cuarta Encuesta de Microemprendimiento (EME4)del Ministerio de Economía, en Chile existen más de 1.865.000 emprendedores y según el Sistema de Información Laboral del Ministerio del Trabajo en el 2016 existían más de 317.000 empresas en Chile, si estas cifras las comparamos con las poco más de 90 empresas B certificadas en el país nos damos cuenta que el desafío es enorme.

 

Dentro de este grupo selecto de empresas B en Chile encontramos a Cumplo(crowdfounding), Cultiva (reforestación), El Definido (noticias), Guayacan (cervecería), Late (productos de primera necesidad), LyD (constructora), Pegasconsentido (head hunter), Triciclos (reciclaje), etc. Sistema B mantiene un listado actualizado de todas las empresas que se van sumando a este movimiento.

 

Las empresas que quieran unirse al movimiento B y deseen acreditarse deben partir por efectuar una autoevaluación en la plataforma de Sistema B, con esto podrán saber cuáles son las brechas que tienen y diseñar los planes de acción para mejorar su desempeño.

 

Hoy más empresas están buscando diferenciarse a través de la generación de valor compartido, en especial aquellas creadas por jóvenes, los cuales tienen un espíritu más social y son conscientes del impacto positivo en la sociedad que pueden impulsar a través del emprendimiento y muchas de ellas se están adhiriendo a diversos movimientos tales como el comercio justo, la producción orgánica, la economía circular, etc.

 

Sin embargo, lo anterior no es suficiente, como sociedad debemos lograr dar las garantías legales para que estas organizaciones puedan resguardar su propósito social, debemos dar las garantías para que puedan seguir impactando positivamente a la sociedad y crear las condiciones para que existan muchas más empresas como estas, esto se está trabajando junto a las autoridades con el objeto de contar con una normativa que facilite la existencia de este tipo de organizaciones.

 

 

 

 

Georgy Llorens posee una amplia experiencia como ejecutivo en Gestión Estratégica, Inteligencia Competitiva y Control de Gestión. Es académico en Estrategia de Negocios en la Universidad Andrés Bello de Chile. Es PhD in Business Administration de CASS Europe de Luxemburgo, es Magister en Dirección Comercial y Marketing de la Universidad Adolfo Ibáñez (Chile) e Ingeniero Comercial de la Universidad Andrés Bello (Chile). También es socio director de Intelexium Consulting, empresa dedicada a la Estrategia e Inteligencia Competitiva.