Fernando Ocampo

¿Cuál fue la razón que te motivó a llegar a la UNAB?

 

En el año 2008, cursaba el octavo semestre de la Licenciatura en Arquitectura de la Universidad del Valle de México, cuando recibí la invitación a participar de un intercambio académico para obtener una doble titulación como arquitecto en el extranjero. Recuerdo que en aquella oportunidad me daban tres opciones para realizar este intercambio: Panamá, Chile o España, pero sin pensarlo mucho, decidí que fuera Chile, meses antes había participado de un seminario de Arquitectura en la ciudad de Monterrey y fue ahí donde conocí el trabajo del reconocido arquitecto chileno Alejandro Aravena y su grupo ELEMENTAL. Desde ese momento, tuve la certeza del nivel académico y profesional de Chile, por lo que representaría una excelente oportunidad en mi formación profesional.

 

** La UVM (México) y la UNAB (Chile) forman parte del proyecto educativo de la red académica internacional Laureate

 

¿Qué recuerdos te dejó el periodo universitario?

 

En mi caso, este periodo siempre se dividirá en dos partes, mi estancia en la UVM México y mi estancia en la UNAB Chile. De la primera diría que mantengo los mejores recuerdos a nivel afectivo entre mis compañeros de clase y el ejemplo de algunos profesores; La segunda, quizá represente los momentos más difíciles, pero también los más satisfactorios de mi vida universitaria.

 

A modo de anécdota: En México, mantenía excelentes notas en los cursos de taller y el venir a Chile no representaba ninguna presión por aumentar mi desempeño académico, sino más bien por mantenerlo ; Lo terrible fue que en mi primer entrega de taller en la facultad obtuve un 1,5 como nota de presentación y obviamente después de eso, los planes de conocer Chile, hacer amigos y mezclar, de cierta forma, la vida como turista y como estudiante al mismo tiempo cambió radicalmente, tuve que dedicarme a estudiar más de lo habitual para poder nivelar mi rendimiento con el de mis compañeros y así, después de unos meses, logré obtener una de las mejores notas.

 

Mantengo muchos buenos recuerdos de la UNAB, me hicieron clase excelentes profesores y tuve compañeros verdaderamente competitivos. Una de las mejores experiencias fue participar en la Muestra Universitaria de la Bienal de Arquitectura de Chile en el año 2008 formando parte del equipo creativo del proyecto representante de la Universidad.

 

El mejor recuerdo, sin lugar a dudas, fue el proceso que viví durante el último año de titulación desarrollando mi proyecto de título ARTEFACTOS. Este consistió en una tesis de investigación sobre temas como la experiencia poética y el espacio público urbano. Para llevarlo a cabo, me puse en contacto con diferentes personas provenientes de otras disciplinas afines a la arquitectura y al arte, tuve la suerte de estar en contacto con artistas, académicos, dramaturgos, intérpretes teatrales, directores de escena y principalmente con poetas, entre ellos el destacado poeta Nacional Raúl Zurita, quien siguió de manera muy cercana uno de los puntos del proyecto. Obtuve excelentes resultados, una nota de distinción máxima y hoy en día sigo desarrollando varios puntos de esa investigación en mi vida profesional y personal.

 

 

¿Sientes que tu paso por la Unab te entregó las herramientas para enfrentar el mundo laboral? ¿Por qué?

 

Claro que si. Tuve la oportunidad de conocer otro tipo de herramientas con las que no contábamos directamente en el campus universitario en México: Laboratorios de experimentación y máquinas con tecnologías de modelamiento de primera línea.

 

Es cierto que la infraestructura de un campus, representa una forma de mejorar la calidad de los servicios académicos para cualquier universidad, pero también pienso que las herramientas más valiosas que obtuve durante aquel periodo, fueron entregadas directamente a partir de las conversaciones cercanas con mis profesores, fuera y dentro de las salas de clase, de alguna manera entendí que la universidad y la profesión misma, no se basa sólo en desarrollar encargos o proyectos a partir de un área disciplinar, sino más bien en hacer de nuestra disciplina un modo de vida que nos permita ser críticos con nuestro entorno y tener opinión frente a determinadas circunstancias. Esas son las mejores herramientas.

 

 

¿Cuáles han sido tus labores y cargos, en términos profesionales, luego de egresar?

 

Un año antes de egresar empecé a trabajar como profesor auxiliar en la Escuela de Diseño y de Arquitectura de la Facultad. Realicé ayudantías de ramos teóricos como: Historia del Arte y de la Arquitectura, Cartografías Urbanas, Arte y Arquitectura contemporánea e Introducción al Diseño, este último junto al Decano de la Facultad, Alberto Sato.

 

Trabajé durante un año en los inicios de MESS, una oficina dedicada a proyectos de Arte, Arquitectura y Diseño y posteriormente estuve participando en A+R junto a los arquitecto Renzo Albano y Pablo Riquelme para desarrollar una postulación al concurso nacional de anteproyectos para el Memorial “Víctimas de Terremoto y Maremoto 27F” en el marco de la Bienal de Arquitectura del año 2010, obtuvimos una mención honrosa.

 

Trabajé también de manera independiente en pequeños proyectos (a veces caprichosos) de diseño y arquitectura junto a otros colegas de mi generación y también de manera particular empecé a desarrollar mis primeros proyectos de diseño escenográfico.

 

En el 2011, formé junto a la gestora cultural Mariángela Ortiz un estudio de Arte, Arquitectura y Diseño, llamado MOODLAB, enfocado a la investigación, creación y producción de proyectos artístico-culturales de todo tipo. Hoy funcionamos como una industria creativa y también como compañía de Artes Escénicas (MOOD) colaborando con un equipo interdisciplinario de artistas.

 

 

¿A qué factores de tu formación universitaria atribuyes los logros que has tenido en tu vida profesional?

 

Pienso que tuve la suerte de ser aconsejado por las mejores personas, mis profesores. Durante mi estancia en este país he conocido a muchos profesionales exitosos y emprendedores que de alguna manera han aportado a mi formación y al deseo de querer mejorar cada día como profesional y también como ser humano. A ellos les guardo todo mi respeto y admiración.

 

¿A qué te dedicas hoy?

 

Actualmente continúo con el proyecto inicial de MOODLAB. Soy encargado del área de desarrollo de proyectos de la oficina y mantengo conjuntamente actividades trasversales llevando a cabo proyectos artísticos personales, soy director de la Compañía de Artes Escénicas MOOD, en donde dirijo mis propios trabajos de escritura y de composición escénica, que también los considero dentro de mi ejercicio como Arquitecto.

 

¿Cuáles son tus pasos y proyecciones a futuro?

 

Cuando somos estudiantes, al menos de una disciplina como la Arquitectura, sabemos que la palabra “proyecto” es siempre una constante en nuestro día a día. Pienso que, de alguna manera después de egresar, uno se da cuenta de que aquellos proyectos académicos representaban únicamente la continuación de un proyecto más ambicioso: el de hacerse y/o proyectarse a uno mismo.

 

Personalmente no tengo metas tan claras para el futuro, quizá porque apenas comienzo a ejercer profesionalmente; Pero sí mantengo un hábito, ese del Arquitecto que día a día se proyecta de forma distinta; Creo que es parte de nuestra naturaleza como arquitectos y parte también de cierta deformación profesional. Aquellas múltiples proyecciones forman parte de un paso a paso de los tantos proyectos que a uno se le van cruzando en ese camino.

 

A veces me visualizo como dramaturgo, a veces como director escénico, y otras veces también como artista, pero la verdad de todo es que siempre termino siendo lo que soy, un Arquitecto.

Este año 2012, ha sido bastante intenso y gratificante:

 

• Fui seleccionado nacional para la beca de residencia artística otorgada por el Goethe-Institut para participar como dramaturgo, en un programa de intercambio teatral llamado Panorama Sur, durante los meses de Julio y Agosto en la Ciudad de Buenos Aires ..

 

• Fui seleccionado como finalista, en el concurso internacional de diseño BAG IN TOWN convocado este año entre el IDE (Istituto Europeo di Design) y una importante marca de diseño, para participar en una experiencia de desarrollo de ideas y creación en Madrid y Venecia en los próximos meses.

 

**Este proyecto por ejemplo, fue uno de aquellos que catalogaba como “caprichosos” , y que había desarrollado en instancias poco formales con dos colegas de la facultad (Nicolás Canales y Carlos Morales). En su momento el proyecto no funcionó porque nos quedamos sin cliente para llevarlo a cabo. Postular a este concurso fue un gran acierto y hoy en día representa una gran oportunidad para materializar un proyecto a niveles de producción internacional.

 

• Participaré en el SAC 2012 (Seminario de Arquitectura Caliente) presentando mi proyecto de titulo ARTEFACTOS en el marco de la sesión Espacio y Experiencia, junto a destacados arquitectos..

 

¿Qué / Cómo te gustaría que la Universidad te apoye/ beneficie, siendo egresado (que te serviría en lo personal)?

 

Creo que con el hecho de difundir nuestras opiniones ya se me está dando una valiosa ayuda como egresado y como profesional.

 

De manera puntual (si fuera posible) quisiera obtener un apoyo de vinculación para la ejecución de mis proyectos escénicos con el área de extensión cultural de la UNAB.

 

Estoy sumamente interesado en tener la oportunidad de mostrar los resultados de los proyectos que dirijo, pienso que sería una instancia interesante también para la comunidad UNAB. Me interesa el diálogo con los estudiantes y con la comunidad de egresados en general y qué mejor que conversar mediante un proyecto que hable por uno mismo y por nuestras prácticas.