Inicio » Alumni Opina » Social y Educación VA » Las erradas creencias que están enfermando al Chile innovador

Las erradas creencias que están enfermando al Chile innovador

 

Hace uno días me invitaron a exponer en el Hospital San Juan de Dios con motivo del inicio de un proceso que implicará a parte de su cuerpo médico trabajar en tres desafíos en el marco de la incubadora de innovación que se está desarrollando con el apoyo del Centro de Sistemas Públicos de la Universidad de Chile.

 

Me pidieron que compartiera la visión que existe de “la innovación” en la sociedad, cómo se está comunicando en los medios de comunicación y qué recomendaciones les podía dar a quienes forman parte de esta experiencia.

 

Lo primero fue compartirles mi hipótesis: en Chile la cantidad de actividades, información y casos de innovación desbordan la capacidad y el interés de los medios que difunden toda esta revolución.

 

Para demostrarlo, investigué un mes para encontrar evidencias y descubrí que de cada 10 correos electrónicos que me envían con información ligada a noticias de innovación, apenas 2 aparecen en los medios ese mismo día o al siguiente. Los otros 8 nunca fueron publicados en ninguna parte o solo en medios muy de nicho.

 

Con esa evidencia, a lo que sumé información recopilada durante año como profesional de las comunicaciones ligado al tema de la innovación, expuse cuatro síntomas:

1.- En Chile se vincula la innovación como algo “que viene a futuro” y eso no es así. Pregúntenle a la industria del turismo que jamás hizo nada en materia de innovación y hoy compite con Uber y AirBNB, entre otros.

2.- Se hace ver que la innovación va a terminar con todos los procedimientos tradicionales que hoy siguen vigentes. Error. Los modelos se transformarán y se adaptarán a los cambios. En salud, por ejemplo, algunos diagnósticos se podrán hacer a través de aplicaciones móviles, pero eso no significa que ya no necesitemos ir al doctor.

3.- La innovación aparece como algo lejano y elitista, cuando en realidad es todo lo contrario: cercana, abierta, colaborativa y en constante cambio, lo cual permite que todos podamos conectarnos con ella. El problema aquí está en la empresa privada, especialmente las más grandes, que lentamente (demasiado, me parece) se están vinculando con un ecosistema innovador muy conectado entre sí.

4.- Falta adrle impulso a nuevos medioa o secciones que hablen más y mejor de innovación para generar lo que yo llamo “Innovación Democratizadora”.

 

¿Mi diagnóstico?
Paradigmatitis aguda de la innovación.

 

¿La receta?
Que los actores públicos, privados y la academia definan recursos y un plan de acción para visibilizar más y mejor “la innovación” en la agenda pública. Y de manera urgente para no teminar en la UTI.

 

 

 

Leonardo Meyer
@leomeyer
www.leomeyer.cl
Periodista, fundador de DiarioPyme.com
Creador de la comunidad InnovaRock.cl