Inicio » Alumni Opina » Arquitectura, Arte y Diseño VA » Libre acceso al Conocimiento

Libre acceso al Conocimiento

“La naturaleza colaborativa de la nueva economía es fundamentalmente discordante con la teoría económica clásica, que pone especial énfasis en un supuesto: el de que sólo el interés propio individual que se manifiesta en el mercado puede impulsar eficazmente el crecimiento económico” Jeremy Rifkin. Acceder al conocimiento hoy en día, es una labor sencilla y casi mundana, incluso capaz de cuestionar todo lo que la academia ha construido con el paso de los años: una institucionalidad en torno al saber.

 

Ésta particular situación está soportada por el fenómeno de acumulación exponencial de información que Internet ha generado, entregándola a quien quiera recibirla y dejándola perdida en una caja negra cuando nadie la desea, pero siempre está ahí, latente y disponible. El fenómeno se sitúa sobre la base de la colaboración y su crecimiento es tal que anualmente la red crece un 60% en información (BITS). La colaboración es más eficiente que la competencia, y este es el paradigma que nos plantea romper una plataforma virtual, casi etérea, que acumula datos de forma viral.

 
Estos preceptos abren interrogantes al modelo productivo, a nuestra academia convencional y alejada de la realidad, abre interrogantes a nuestras ciudades, a nuestra institucionalidad y en definitiva a nuestro sistema imperante. La creación sobre la base de ésta accesibilidad, nos permite sacudirnos de lo que un título nos plantea, nos permite simplemente seguir nuestros instintos, nuestras preguntas o nuestras necesidades.

 

Acceder a respuestas nos permite pensar que cualquier persona, si tiene la energía y motivación necesaria, se pueda crear a sí misma, pueda responder sus inquietudes locales o globales. Todos pueden ser genios decía Albert Einstein, el problema es que si a una jirafa le dicen que es un elefante cuando le educan, nunca podrá alcanzar su potencialidad integral, y se tendrá que someter a la uniformidad que hasta el día de hoy demanda este sistema. Creación de mano de obra le dicen algunos, aumento de la demanda le dicen otros.

 
Hoy, es posible amplificar la creatividad a través de esta información acumulada, pero tambien es capaz de ser transformada en hechos físicos que construyan realidades que no existían, que no se compran en una gran tienda y que potencialmente generen un impacto personal o comunitario. Millones de usuarios colaboran en enseñarles a otros cómo hacer algo, cómo construir algo, y cómo solucionar problemas y desafíos.

 

Hoy, una persona sin estudios formales, es capaz de fabricar e inventar casi cualquier cosa como dice Neil Gershenfeld (4) (How to make almost anything) y situarse en el vértigo de la creación colaborativa. Por ejemplo, una serie de chatarras electrónicas, dispuestas sobre esta plataforma dejan de ser algo inservible transformándose en algo que puede contestar una pregunta relevante o irrelevante, pero independiente de
ello el proceso regala conocimiento gratis. La clave, es adentrarse en el mar de conocimiento y comenzar a iterar entre la prueba y error, en la frustración y en el logro, y concentrar la energía en la labor.

 
Es más, incluso las más poderosas universidades del mundo han reconocido éste fenómeno lanzando programas online gratis y con temas de primer nivel, con un contenido lleno de textos y videos de clases grabadas que fácilmente se pueden seguir (5). Mi madre trabajó en un servicio público por 40 años. Nunca le gustó, lo hizo porque había que hacerlo, era la oportunidad para desarrollarse, como muchos lo han hecho. Hoy al menos, hubiese tenido otras opciones, y ese regalo que tenemos, es un poder que nos entrega autonomía del sistema y del mercado, sólo depende de nosotros, no importando dónde estemos.

 

 

 

Publicado en Catálogodiseño, por Andrés Briceño.

 

 


Andrés Briceño Gutiérrez
 es Arquitecto UNAB (2003), Master en Arquitectura Avanzada del Instituto de Arquitectura Avanzada de Catalunya (IaaC)/UPC (2011). Arquitecto Asociado Murtinho+Raby Arquitectos y Co-Director FabLab Santiago. Ha sido profesor en la Escuela de Diseño de la Pontificia Universidad Católica de Chile y ha colaborado en diversas publicaciones e iniciativas en conjunto a ProChile, COARQ, CreARte, AOA, y con el proyecto FabHouse en Dinamarca.