Inicio » Sin categoría » Los mejores consejos para cuidar tu dieta en el trabajo

Los mejores consejos para cuidar tu dieta en el trabajo

Las prisas y estrés son las principales razones y excusas que ponemos todas para descuidar nuestra línea. Comer fuera, picotear entre horas o esos cumpleaños del trabajo imposibles de evitar son algunos de los factores que hacen que aumentemos nuestro peso de manera considerable en el arco de pocos meses.

 

 

La falta de tiempo y las obligaciones familiares, entre otros, hacen que esos kilos de más pasen a un segundo plano entre nuestras preocupaciones pero a la larga suelen convertirse en un problema al ir de compras o, peor aún, en problemas relacionados con la salud.

 

 

Si quieres mantenerte sana y cuidar tu línea durante tu rutina diaria en el trabajo, ya sea porque sigues en el mismo trabajo desde hace años y has engordado unos kilitos, o bien porque buscas ofertas de trabajo y tienes miedo a descuidar tu línea los próximos meses, no dudes en seguir estos consejos que te proporcionarán las claves para cuidarte por dentro y por fuera:

 

 

  • En primer lugar, es importante que planifiques tus comidas y picoteos. Detectar tus principales errores será fundamental para que establezcas un plan acorde con tus necesidades y gustos.

 

  • Una vez identificados estos errores, planifica lo que comerás en las principales comidas del día: desayuno, almuerzo y cena. Procura preparar siempre tu misma la comida para poder controlar las cantidades de aceite y sal que consumes.

 

  • Si no puedes evitar comer en la calle, procura consumir ensaladas y pescado o carnes magras a la plancha.

 

  • No agregues salsas a tus menús, opta por las especias para no añadir calorías innecesarias a tus comidas.

 

  • Para las comidas complementarias, las dos meriendas principale, procura consumir lácteos desnatados y frutas. Es importante que no te saltes estas comidas pues son tan importantes como el desayuno, el almuerzo o la cena ya que evitan comer con ansiedad cuando llegas a las comidas principales.

 

  • No olvides beber dos litros de agua al día. Pon una botella de agua junto a tu puesto de trabajo y bebe aunque no tengas sed. Mantenerte bien hidratada no solo evitará que retengas líquidos, sino que te hará sentirte mejor físicamente.

 

  • Si no puedes beber tanta agua, toma tés y bebidas sin gas y edulcoradas para hacer menos pesado su consumo.

 

  • Complementa tu rutina con un poco de deporte. Intenta ir al gimnasio o a correr tres veces en semana. Si no es posible siempre puedes optar por ir al trabajo andando o en bicicleta para aprovechar tu tiempo. Encuentra una bicicleta de segunda mano a un buen precio en  páginas de avisos económicos.

 

 

Mantenerte en forma no es solo cuestión de estética sino de salud. A lo largo de los años tu cuerpo se resiente de llevar una vida sedentaria e insana. Procura cuidarte día a día para sentirte mejor contigo misma cambiando pequeños hábitos en tu rutina, conseguirás unos resultados espectaculares.