Inicio » Reportajes » Alumnis médicos en Burundi: En busca de un camino diferente

Alumnis médicos en Burundi: En busca de un camino diferente

 

Como alegre, motivacional y un “verdadero regalo humano” fue catalogada la charla dictada por los doctores Ingrid Baier e Ignacio Silva, en la inauguración del año académico 2012 de la Facultad de Medicina de la Universidad Andrés Bello.

 

Experiencia vivida en África que se plasmó en un libro presentado en esta oportunidad.

 

Era un día especial. Un día esperado por la Facultad de Medicina.

 

Si bien las clases comenzaron hace algunas semanas, lo cierto es que faltaba la inauguración oficial del año académico y qué mejor que hacerlo en una jornada cargada de emotividad, alegría y con un ejemplo de vocación y de servicio humanitario.

 

Efectivamente, dos doctores titulados de la Escuela de Medicina llegaron hasta el salón Andrés Bello para compartir con alumnos y autoridades su experiencia de nueve meses trabajando, adaptándose y comprometiéndose en uno de los tres países más pobres del mundo, en Burundi.

 

Se trata del Ingrid Baier e Ignacio Silva, un matrimonio que quiso motivar con lo vivido. Así durante unos minutos relataron cómo surgió el viaje a África, cómo recibieron ayuda de sus “padrinos” –personas que creyeron en su proyecto y los ayudaron financieramente-, cómo enfrentaron la muerte, la miseria y el miedo.

 

Frases motivacionales

 

Los doctores relataron y esbozaron a la vez frases motivacionales para aquellos que recién comienzan sus caminos en las carreras de la salud. Los aplausos se sentían, los rostros de asombro de los presentes asomaban en las butacas, nadie se movía, al contrario, todos seguían paso a paso cada uno de los relatos de los jóvenes doctores.

 

El doctor Jaime Contreras, director de la Escuela de Medicina y vicedecano de la Facultad, destacó las múltiples virtudes de esta pareja de médicos, como su madurez y alegría de vivir: “Como egresados de esta Escuela de Medicina, son un vivo ejemplo de los valores humanísticos y éticos que queremos inculcar y un modelo para las nuevas generaciones de estudiantes, de quienes esperamos no sólo que sean buenos médicos sino también buenas personas”.

 

Para nosotros, agrega el Dr. Contreras, directivos y docentes, Ingrid e Ignacio serán un permanente recordatorio del porqué elegimos estudiar, ejercer y enseñar la medicina. Los jóvenes expositores recibieron un reconocimiento por parte del director de egresados, Francisco Santa María y de la doctora Colomba Norero, decana de la Facultad.

 

Pero la fiesta no terminó ahí. La UNAB buscó plasmar cada uno de los sentimientos y experiencia de los doctores Baier y Silva, en un libro: “Amahoro Burundi”. La obra recopila las nueve cartas que estos jóvenes enviaron a sus “padrinos” desde marzo a diciembre del 2011. Entre fotos y relatos se extraen los colores y olores de un país marcado por la pobreza y las sensaciones de dos chilenos, ex alumnos de la UNAB, que entregaron parte de sus vidas a ayudar a los más pobres entre los pobres.