Miguel Paillalef

 Por una rehabilitación integral

Desde el 2009, Miguel Paillalef trabaja en la Teletón, institución a la que llegó para realizar su práctica profesional, luego de eso le pidieron que hiciera un reemplazo y finalmente lo contrataron. Hoy, a pocos días de finalizar la última campaña, cuyo lema fue “Con la fuerza del corazón”, el kinesiólogo se siente cada vez más a gusto con su trabajo y la posibilidad de ayudar no sólo a los pacientes, sino también “a sus familias y su entorno”.

 

Apenas egresó de la carrera Miguel Paillalef, recibió el llamado de la Teletón para hacer un reemplazo como kinesiólogo en la institución. El profesional, sin pensarlo dos veces aceptó la oferta de inmediato, pues se trataba de un lugar conocido para él, ya que había realizado su práctica profesional allí, y donde además quería permanecer. “Yo conocía a la Teletón, por la campaña que se realiza todos los años y la verdad eso me ayudó a descubrir que quería ser kinesiólogo y que quería trabajar ahí”.

 

Así fue como en enero de 2009, Paillalef se integraba a la Teletón, con el fin de educar y rehabilitar a discapacitados. Fue tanto empeño y el cariño que demostró durante esos tres meses que duró su reemplazo, que en marzo lo contrataron. “Era una tremenda oportunidad en mi carrera profesional, no sólo porque la Teletón fue un referente en mi vida, sino porque además me motivaba el hecho de trabajar con los pacientes, sus familias y su entorno, lo que sin duda es muy gratificante”, dice convencido Miguel.

 

Hoy casi dos años en la  Teletón y con la satisfacción y alegría como trabajador de haber alcanzado la meta de los 18 mil millones propuesta para este año, Miguel analiza la campaña de manera integral. “El aporte de la Teletón ha sido romper las barreras sociales para ver la discapacidad, poder incluir a estas personas, que pueden hacer las mismas cosas que podemos hacer nosotros y que tienen otras capacidades”