Alumni Dirección de Egresados » Alumni Opina » Social y Educación VA » MOBBING: LA VIOLENCIA SE TOMA LOS LUGARES DE TRABAJO

MOBBING: LA VIOLENCIA SE TOMA LOS LUGARES DE TRABAJO

No es extraño escuchar a empleados que se quejan de violencia en sus lugares de trabajo, principalmente de tipo psicológico e incluso que tras la entrada en vigencia de la Ley de Acoso Laboral hayan puesto denuncias contra sus líderes.

 

Esta violencia en el trabajo se manifiesta como un abuso de poder con el objetivo de doblegar la conducta de otro mediante la utilización de la fuerza física y/o psicológica.

 

En este contexto es donde aparece el Mobbing o Acoso Psicológico, más conocido como acoso psicológico laboral es un tipo de violencia de carácter laboral que se ejerce en forma sistemática y por un tiempo prolongado con el objetivo de provocar un daño deliberado a una persona, sin importar su género ni condición, dando origen a una serie de trastornos en quien se pretende afectar.
En resumen, genera en el afectado una situación de soledad e indefensión prolongada, a través de hostigamiento frecuente y persistente, a lo largo de un prolongado periodo de tiempo.

 

Estudios realizados en Chile por Laborum evidencian que de un universo de 5000 trabajadores, más de dos tercios han sido víctimas de mobbing y de ellos más de un 30% lo vivencia en su trabajo actual.

 

El o los acosadores inician este proceso motivados por distintas razones como celos profesionales, envidia en las cualidades personales o competencias como inteligencia, capacidad de trabajo, razonamiento, procedencia social, nivel cultural y/o profesional o características físicas.

 

En este fenómeno también se produce un grado de complicidad por parte de los compañeros de la víctima, ya sea apoyando en forma tácita las conductas del o los agresores o guardando silencio para no convertirse en víctimas de agresión o poner en peligro su puesto de trabajo.

 

¿Por qué se produce mobbing más frecuentemente en estos años o por que se conoce ahora?
Vasta salir a la calle y mirar el nivel de agresividad y estrés que tenemos los chilenos y eso se evidencia también en el entorno laboral.

La necesidad de adecuar las estructuras organizacionales para responder a las demandas y desafíos que genera un mundo cada vez más globalizado, tecnologizado y competitivo, supone que sus miembros estemos sometidos a continuas y cada vez más complejas relaciones interpersonales.
Este proceso de interacción no solo se lleva a cabo dentro del propio sistema organizacional sino también con individuos de otras organizaciones y es en este contexto donde se pueden producir conductas de mobbing que generan en los afectados cuadros de estrés, trastornos de ansiedad, trastornos del sueño, depresión e incluso intentos de suicidio.

 

El acoso psicológico puede ser ascendente que es donde una persona con rango jerárquico superior en la organización es agredida por uno o varios subordinados. Esto suele suceder cuando la empresa incorpora a una persona y ésta no es aceptada por sus subordinados, porque alguno de ellos aspira ese cargo o el trabajador es ascendido a un cargo y sus compañeros no están de acuerdo con la elección.

 

El segundo tipo de acoso es el horizontal, donde las conductas de acoso pueden ser ejecutadas por un individuo o por un grupo en contra de otro trabajador. En general se produce cuando el trabajador no se identifica con el resto del grupo.

 

El tercer tipo y más habitual es el mobbing descendente, que es donde la víctima se encuentra en una relación de inferioridad jerárquica con respecto al agresor quien se conduce con el objetivo minar el ámbito psicológico del trabajador, ya sea para mantener su posición jerárquica o como una estrategia de la organización para que el afectado se retire en forma voluntaria.

 

Es muy importante saber discriminar las conductas utilizadas por él o los acosadores de los conflictos normales que se suceden entre los miembros de una organización y recordar que el mobbing o acoso psicológico es un proceso deliberado y continuo, que afecta a la persona y la violenta. No es una llamada de atención, una discusión, una conversación en un tono más fuerte de lo habitual, una baja calificación en la evaluación de desempeño o un correo electrónico mal interpretado.

 

 

Paula Vidal Rodríguez
Gerente Regional RRHH Belltech
pau.vidal@alumniunab.cl