Pablo Casals

LA BIENAL DE ARQUITECTURA HA SIDO LO MÁS IMPORTANTE DE MI CARRERA”


El arquitecto Pablo Casals afirma con orgullo que se abrió camino profesional de manera muy autónoma. No le fue nada mal. Cuando aún era estudiante trabajó con el reconocido arquitecto Edward Rojas y, más tarde, fue Felipe Assadi quien se fijó en su talento y lo reclutó para su oficina donde en el 2008 tuvo a su cargo el proyecto de la Bienal de Arquitectura.


Con menos de 30 años, Pablo Casals ya ganó un espacio de renombre dentro de la arquitectura nacional. A un año de terminar sus estudios y como profesional de la oficina Assadi y Pulido, se hizo cargo del proyecto de la XVI Bienal de Arquitectura. “Ha sido lo más importante de mi carrera, algo que me llena de orgullo”.


La pasión por la arquitectura en la vida de Casals comenzó a temprana edad y vino de la mano de su padre, un ingeniero civil a quien en varias oportunidades acompañó a las obras. Sin embargo, Pablo tenía facilidades para las manualidades. “En realidad no me veía en otra cosa que no fuera la arquitectura”, recuerda con orgullo.


Cuando ingresó a la Andrés Bello, sintió la necesidad de aprender más y en tercer año comenzó hacer clases de Dibujo. Luego decidió por su propia iniciativa enviar su portafolio a un reconocido arquitecto radicado en Chiloé, Edward Rojas, con quien trabajó en diferentes proyectos en la zona. “La verdad es que me fui haciendo mi camino profesional de manera muy autónoma”.


Luego, en 2007, Felipe Assadi, quien había sido profesor guía de Casals, lo reclutó para trabajar en su estudio, Assadi y Pulido, donde en 2008 fue el encargado del proyecto y montaje de la XVI Bienal de Arquitectura


Hoy aunque sigue ligado profesionalmente a Assadi y Pulido, en la cabeza de Pablo da vueltas la idea de estudiar y trabajar fuera del país.“No tengo claro si lo haré en un mediano o corto plazo, pero es un proyecto personal que me gustaría se concretara pronto”.