Inicio » Reportajes » Voisin: La reconstrucción del primer vuelo

Voisin: La reconstrucción del primer vuelo

 

 

Alumnis de la carrera de Diseño de la Universidad Andrés Bello diseñaron los planos digitales a partir de una fotografía del Voisin de 1910. Esto permitió “dar vida” a este avión biplano 100 años después de su mítico vuelo, con una reconstrucción a escala real.

La mitología griega cuenta que el joven Ícaro, hijo del constructor del laberinto de Creta, fue encarcelado en una torre por el Rey Minos. En ese lugar comenzaron a trabajar en la creación de alas para él y su hijo y así poder escapar. Enlazaron plumas y las unieron con hilo y cera.

 

Así es como la cultura occidental explica el gran deseo del ser humano de volar. Se conoce también la historia de los hermanos Wright y su gran invento, el avión a motor.

 

En Chile, la historia de la aeronáutica es protagonizada por David Echeverría Valdés, un ciudadano que decidió comprar junto a su primo Miguel Covarrubias un avión biplano modelo Voisin. El objetivo era volar por primera vez los cielos nacionales en septiembre de 1910 y sorprender a todos quienes pudieran avistar el increíble aparato.

 

Pero necesitaban un piloto. Fue entonces que los hermanos Copetta, quienes tenían un taller de autos y bicicletas, se ofrecieron a realizar tan osada hazaña.

 

La jornada fue un sueño. Después de varias horas de recorrido, el avión sobrevoló por primera vez por los entonces cielos vírgenes de nuestro país. Cien años después y gracias a un equipo computacional de alta tecnología, estudiantes y académicos de la Universidad Andrés Bello hicieron un levantamiento completo de los planos y modelos virtuales para la reconstrucción del aparato que inmortalizó a los hermanos Copetta.

 

 

Software e imágenes

 

 

El equipo formado por las ex alumnas de Diseño de la UNAB, Valentina de la Maza, Camila Brito y Odette Sepúlveda y los profesores Raynner Campos y Pablo Domínguez, trabajó en la generación de especificaciones de producción. Esto gracias a un innovador proceso de levantamiento de información con la ayuda de softwares de modelamiento aeronáutico y procesamiento de imágenes. Los expertos usaron como fuente de información original fotografías de época y planimetrías de otras aeronaves Bleriot y Voisin producidas a comienzos del siglo XX.

 

La réplica fue construida por un equipo del Museo Nacional Aeronáutica Civil y del Espacio (MNAE) y dirigido por Mario Magliocchetti, jefe de restauración y mantenimiento del MNAE. Parte del material producido, así como la historia del avión en su contexto cultural quedó registrado en el libro “Los aviones Voisin y el primer vuelo en Chile”, escrito por el director del proyecto junto a Alberto Sato, decano de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Andrés Bello. El diseño, en tanto, quedó a cargo del profesor Juan José Neira.