Fernanda Morales: “el profesional es un 50% universidad y un 50% persona” | Alumni | Dirección de Egresados

Fernanda es Alumni de la U. Andrés Bello y actualmente se desempeña como analista de reclutamiento y selección de la empresa PricewaterhouseCoopers (PwC). En esta entrevista contó cómo fue su paso por la universidad, su relación con los profesores, sus primeros pasos dentro del mundo laboral y dio tips para enfrentarse a una entrevista de selección laboral y tener un currículum sintetizado y llamativo.

¿Qué estudiaste en la universidad y en qué estás ahora? 

Yo entré a estudiar psicología a la UNAB cuando salí del colegio, el año 2015. Terminé con mención organizacional y tuve la suerte de preparar mi título junto con mi práctica el año 2019.

Mi práctica profesional fue en el banco Itaú. Luego estuve periodos cortos en empresas SB y Banco de Chile, hasta llegar a PricewaterhouseCoopers (PwC), donde me desempeño como analista de reclutamiento y selección.

¿Cómo recuerdas tu paso por la U. Andrés Bello?

Recuerdo los cinco años de pregrado como una buena experiencia. Cuando salí del colegio, tenía súper claro qué estudiar, pero no sabía en qué universidad. Y aunque mi idea era estar un año en la UNAB, al primer año estaba chocha.

Fue un año difícil, es una carrera exigente, con mucha lectura, profesores con una alta capacidad intelectual, mucho razonamiento y una abstracción increíble. Encontrar eso en el primer año es un choque cultural súper grande, pero también te encanta, y la verdad, yo quedé fascinada el primer año con la carrera. Me encantaron los profesores que me tocaron, me fue bien en muchos ramos y me fui dando cuenta que era lo que yo buscaba.

Entendí que el profesional es un 50% universidad y un 50% persona, lo que uno le pone. Finalmente me quedé los cinco años y fue un viaje largo, en más de una ocasión estuve colapsada, pero fue una experiencia increíble.

 ¿A qué te refieres con que el profesional es 50% universidad y 50% es mérito propio?

Yo creo que está súper equivocado y erróneo creer que la universidad te va a dar todo lo que tú necesitas para poder ser un buen profesional. Nosotros hemos tenido profesionales de universidades prestigiosas, pero con perfiles que no son capaces de adaptarse al cargo. Y profesionales de universidades sin tanto renombre, pero con una capacidad de adaptación increíble. Entonces, al final del día, la carrera te forma y te entrega lo que tú necesitas, pero cómo enfrentaste la carrera, te organizaste, te incorporaste al mundo laboral y aprendiste a trabajar bajo presión, es mérito tuyo y fruto de tu esfuerzo, de cómo tú aprendiste y desarrollaste esas habilidades.

Es labor de nosotros como psicólogos laborales cambiar eso, somos nosotros los que estamos en contacto con el mercado y no puede ser posible que estemos todavía en el 2022 eligiendo personas por sus universidades.

¿Qué es lo que buscan hoy las empresas al momento de reclutar?

Hay una mezcla. Yo creo que hoy día, tanto la firma en la que trabajo como las empresas en general están muy abiertos al talento joven. Yo me fijo muchísimo en el match cultural, porque yo también se lo digo a los candidatos: «ustedes tienen que sentir que la firma cumple con lo que ustedes quieren en términos valóricos y culturales, si la firma no los representa significa que no es el lugar y es válido, no pasa absolutamente nada». Y eso, es válido para ambas partes.

Yo creo que la generación Millennial somos muy de la inmediatez, queremos todo rápido.

Desde tu experiencia como reclutadora ¿Qué consejo darías a las personas que están terminando su carrera y deben armar un currículum sin experiencia?

Yo siempre sugiero sacar todo lo que pueda fomentar el sesgo, por ejemplo, dirección o comuna donde vivo, las fotografías, el colegio donde estudie, son datos no relevantes para el empleador. Y partir siempre desde la experiencia universitaria en adelante, resaltando lo que te hace distinto a otro postulante, no en términos de competencias como «soy motivado y comprometido», sino más bien, contar si hice un voluntariado, si fui ayudante de algún ramo, parte del centro alumno, que permiten conocer las habilidades de la persona.

¿Y al momento de enfrentar la primera entrevista?

La entrevista es un espacio en el que el reclutador necesita y quiere que el entrevistado se muestre tranquilo y cómo es. Por lo tanto, el entrevistado debe prepararse y tener súper claro el recorrido que ha hecho para llegar a donde está y cómo ha enfrentado las distintas situaciones que le han tocado vivir. Es muy importante pensar con anticipación las situaciones difíciles que se han atravesado, conocer los desafíos y los logros de esas mismas situaciones. Cuando tú piensas y te pones a recordar, vas mucho más preparado a la entrevista.

¿Cuáles son los errores más comunes que tú encuentras en las entrevistas y currículums?

Los errores más comunes en los currículos son, por ejemplo, no poner el nivel de inglés, que algunas veces lo están pidiendo en la vacante; no enviar el currículum actualizado, te mandan uno desde hace muchos años y no sabes si la persona está o no trabajando.

Me pasa mucho que a veces buscamos profesionales por rubros, financieros, retail, bancario -por darte algunos ejemplos- y eso no se especifica en el cv. Por último, está la extensión y el formato, hasta diez años de experiencia un currículum no debe superar las dos páginas. Si tienes más de diez años, podría ser uno de tres páginas. Y siempre compartirlo en formato PDF, nunca en Word.

¿Cuál es tu opinión del egresado UNAB, cómo los evalúas tú?

Yo creo que el egresado UNAB sale con un perfil bueno e interesante. Sí, creo que hay que enseñarle y potenciar un poco más el manejo de las entrevistas. En el sentido de cómo presentarse y tener claro lo que deben destacar y no de sus experiencias personales y profesionales.

En general, nosotros en PwC tenemos muchas contrataciones de la UNAB y no nos hemos equivocado en ningún proceso. Quienes se van, son por mejores oportunidades laborales.